Buscando: información básica y consejos

Sí. Soy un poco obsesivo-compulsiva. Y si os pasa como a mi, que de un golpetazo os emocionáis con un nuevo proyecto y se os para el mundo y es lo único que podéis hacer… bueno, pues probablemente ahora mismo, que la idea de ser padres ha empezado a tomar forma en vuestras cabecitas, debéis estar buscando información en Google como locos.

Problema 1: la mayor parte de información que os puede interesar está muy dispersa.

Problema 2: normalmente son coñazos de artículos en el mejor de los casos, o tremendamente moralizadores, que todavía es peor.

Problema 3: gran cantidad de la información que os interesará leer está en inglés. Que sí, que para “la generación más preparada de la historia” eso no tiene que resultar un problema, ok. Pero si te lo dan en una lengua en la que cada cuatro frases no tengas que parar a buscar en el traductor qué puñetas significa cramping, o boated, pues mejor ¿no?

Por eso esta categoría: Kiddos. Recojo toda la información que me ha parecido interesante, sin censura, y la aliño con mi experiencia personal. Pero no estamos aquí para hablar del esto.

El tema es que estáis “buscando”. Hay una serie de cosas que os vendrá bien saber, o que como mínimo resultan curiosas.

Una de las primeras cosas que pasan cuando empiezas a plantearte tener descendencia es que parece que de golpe se te aparezcan embarazadas y bebitos por todos lados. No es que el Universo se haya conjurado para hacerte pressing, ni que te hayas obsesionado, ni que esté teniendo lugar un boom de natalidad. ¡Tiene una explicación científica! En el cerebro existe una estructura llamada “sistema reticular activador ascendente” o “SRAA” que hace que dirijamos nuestra atención hacia aquéllo que es más relevante para nosotros en cada momento de nuestra vida. Creo que, en este tema, es algo que sólo nos ocurre a las mujeres. Amore me dice que él no ha experimentado este fenómeno. Lo que no sé es si, por ejemplo, sí veía motos por todos lados cuando decidió cambiarse la vieja. Probablemente sí. No estoy comparando una cosa con la otra y no creo que si a ellos o a vosotras no os pasa esto sea porque no estáis ilusionados con la idea. Nada que ver. Simplemente cada máquina mental funciona con diferentes engranajes.

embarazadas2

Anyway, tener niños puede ser la cosa más fácil del mundo… o no. He recopilado una serie de consejos que os pueden ayudar.

El primer y mejor consejo que se os puede dar es que no os estreséis y/o obsesionéis. Yo no soy la mejor para darlo, pero bueno. Todavía me recuerdo neurótica perdida en el viaje de novios -no hacía ni un mes que había dejado las pastillas (anticonceptivas)- buscando una puñetera prueba de embarazo en una isla perdida en medio del Índico. Una prueba que no traía ningún tipo de indicación y que no sabíamos leer. Por momentos me vi gritando por el ressort “Anyone who can read me this, please?” con el test en alto. Total, que me estresé mogollón y no sólo por el tema de la prueba: me había pasado días a base de piñas coladas, fumando, comiendo sushi… Evidentemente el test dio negativo, y si hubiese sabido lo que sé ahora no me hubiese emparanoiado de esa forma. Era muy improbable que estuviese embarazada en realidad (habiendo dejado las pastillas hacía muy poco tiempo, sin controlar si ovulaba o no… etc) y, en el rarísimo caso de que sí estuviese embarazada, era imposible que el test me lo confirmara (había pasado demasiado poco tiempo).  Y probablemente nada de lo que bebí o comí hubiese podido afectar al embrión. Con esta historia sólo os vengo a decir que las ganas de ser padres os pueden llevar a ver cosas dónde no las hay y que es mejor no preocuparse mucho y dejar que la naturaleza siga su curso.

No fue el único amago de histerismo que tuve. Cuando hacía más de medio año que buscábamos (aquí un asterisco advirtiendo de que lo único que nos limitamos a hacer fue dejar de utilitar cualquier protección)… me entró la neura de que estábamos tardando mucho. Como me tocaba revisión anual con la ginecóloga aproveché para preguntar… y creo que no se rió en mi cara sólo por educación. Se ve que es perfectamente normal si estás por debajo de los 35 años tardar una media de un año para quedarse embarazada (sobretodo, si como yo, no controlas para nada los días de ovulación ni te quedas un rato tumbada después de tener relaciones). Además, hay muchos factores (os los explico más abajo) que inciden en ello, entre otros el hecho de haber tomado anticonceptivos durante años. Así que si sois menores de 35, hasta que no haga un año que buscáis, no hay ninguna razón para preocuparse y empezar a hacerse pruebas de fertilidad o a tomar hormas, o lo que sea. Si sois mayores de 35, y no habéis tenido hijos antes, el tiempo se reduce a los 6 meses.

En fin. Como os decía antes hay una serie de factores que pueden influir a la hora de quedarse embarazada, y una serie de truquillos que se pueden poner en práctica para asegurarse más el tiro. Ya os aviso de que algunos tienen base científica, otros son de sentido común, y otros son para los fans del “nunca está de más”. Poned en la práctica los que os apetezcan.

Seguid una dieta sana y equilibrada (en casa la seguimos bastante desde siempre, así que no supuso ningún problema)

Reducid el consumo de café, alcohol, dulce y carne roja (yo no lo hice previo al embarazo)

Haced ejercicio (en mi caso, que nunca he sido muy deportista, eso se tradujo a caminar 1h al día 3 días por semana – como mucho-)

Dejad de fumar (esto tampoco lo hice hasta que supe que estaba embarazada)

Los días de ovulación son los óptimos para quedarse embarazada. Normalmente, si tienes una regla muy regular de 28 días, lo que se hace es calcular 15 días a partir del primero de la menstruación y, tanto ese como dos por delante y dos por detrás, serán los días más indicados. Como si no tienes reglas regulares eso puede resultar un poco complicado, hay dos trucos más que pueden ayudarte a saber cuándo estás ovulando. El primero es la temperatura basal. Se supone que los días que ovulamos tenemos la temperatura entre 2 y 5 décimas más alta. Tenéis que tomaros la temperatura cada día a la misma hora y cuando observéis un ligero aumento sabréis que estáis ovulando. El segundo… el segundo es un poco asqueroso, ya os aviso. Se le llama moco vaginal. Se trata de que observéis vuestro flujo vaginal. Se supone que los días que estamos ovulando este flujo tiene una textura más elástica, como de clara de huevo, a parte de ser más abundante. Os adjunto una foto (que evidentemente no es mía).

moco3

Se dice, y supongo que tiene que ver con la ley de la gravedad, que las mejores posturas para favorecer un embarazo son las del misionero y la cucharilla.

Existe la idea bastante extendida de que poner un cojín debajo de los riñones durante y después del acto sexual también ayuda a tener más posibilidades de concebir.

Algunos blogs que he visitado recomiendan quedarse echada sobre la cama media hora después de tener relaciones para facilitar que el esperma se mueva con más eficiencia. También hay quien dice que se tienen que levantar las piernas.

En relación a los futuros padres, a parte de los cuatro primeros puntos que son beneficiosos para los dos, he leído también que ayuda llevar calzoncillos anchos y que los huevines estén fresquiros. Me acaba de venir la imagen de Marshall en HIMYM haciendo una sentadilla sobre una palangana con agua y cubitos de hielo antes de tener relaciones con Lily. Probablemente es una gilipollez que hagáis eso. Yo no me imagino a Amore haciéndolo. Más bien contestando con un “Pondrá el culo en remojo tu tía”.

marshall

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s